Ausencia de indicación del uso de azitromicina en la enfermedad por Covid-19

El RECOVERY Collaborative Group informa los resultados de un ensayo de azitromicina en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19. La azitromicina es un fármaco económico y ampliamente disponible y tiene un perfil de seguridad excelente para otras afecciones; por lo tanto, si se demuestra que es eficaz y seguro, podría representar una opción de tratamiento para los pacientes con COVID-19.

 

El ensayo reclutó a 7763 participantes, de los cuales 2582 pacientes fueron asignados al azar para recibir azitromicina (500 mg una vez al día por vía oral o intravenosa durante 10 días o hasta el alta) y 5181 pacientes fueron asignados al azar para recibir la atención habitual sola. El ensayo se llevó a cabo en 176 hospitales del Reino Unido. Los resultados se determinaron a través de un formulario de informe de casos electrónico de una página y el enlace con los sistemas nacionales de datos de salud. La edad media de los participantes del estudio fue 65 años, aproximadamente un tercio (2944 [38%] de 7763) eran mujeres, y la mediana de tiempo desde la aparición de los síntomas fue de 8 días (IQR 5-11).

 

Los investigadores no encontraron ningún beneficio de la azitromicina para el resultado primario de mortalidad a los 28 días cuando se agregó al régimen de atención estándar (razón de tasas 0 · 97, IC 95% 0 · 87–1 · 07; p = 0 · 50).

Tampoco hubo diferencias entre los grupos en la duración de la estancia hospitalaria. Además, entre los que no recibieron ventilación mecánica invasiva al inicio del estudio (94% de los participantes incluidos), no se observaron diferencias en la proporción que cumplió con el criterio de valoración de la ventilación mecánica invasiva o la muerte. Los resultados fueron similares en todos los subgrupos preespecificados. Los investigadores no encontraron ningún beneficio de la azitromicina para el resultado primario de mortalidad a los 28 días cuando se agregó al régimen de atención estándar (razón de tasas 0 · 97, IC 95% 0 · 87–1 · 07; p = 0 · 50).

 

Tampoco hubo diferencias entre los grupos en la duración de la estancia hospitalaria. Además, entre los que no recibieron ventilación mecánica invasiva al inicio del estudio (94% de los participantes incluidos), no se observaron diferencias en la proporción que cumplió con el criterio de valoración de la ventilación mecánica invasiva o la muerte. Los resultados fueron similares en todos los subgrupos preespecificados.

 

Los investigadores no encontraron ningún beneficio de la azitromicina para el resultado primario de mortalidad a los 28 días cuando se agregó al régimen de atención estándar (razón de tasas 0 · 97, IC 95% 0 · 87–1 · 07; p = 0 · 50).

Los puntos fuertes del ensayo RECOVERY fueron el uso de la asignación al azar oculta, el análisis por intención de tratar y el gran tamaño de la muestra. Las limitaciones que merecen consideración son el diseño de etiqueta abierta y el hecho de que el 17% de los pacientes en el grupo de atención habitual recibieron azitromicina u otro antibiótico macrólido.

 

Los resultados de esta investigación sobre azitromicina como parte del ensayo RECOVERY confirman y amplían los del ensayo COALITION II, que mostró que la adición de azitromicina al tratamiento estándar de atención no mejoró los resultados clínicos de los pacientes ingresados en el hospital con COVID-19 grave. Dado que la adición de azitromicina a los regímenes de atención estándar existentes no mejoró los resultados en los ensayos RECOVERY y COALITION II, se debe evitar el uso rutinario de azitromicina en pacientes ingresados en el hospital con COVID-19, para permitir una mejor asignación de los recursos de atención médica.

 

 

Puedes descargártelo de nuestro canal TELEGRAM cuidadosintensivos.es https://t.me/cuidadosintensivos/111

 

 

Total Page Visits: 416 - Today Page Visits: 2