Recomendaciones de la OMS en la detección de antígenos para el diagnóstico de la infección por SARS-COV2 mediante inmunoensayos rápidos (Ag-RDT).

 

 

Acceso online:

 

https://www.who.int/publications/i/item/antigen-detection-in-the-diagnosis-of-sars-cov-2infection-using-rapid-immunoassays –

 

Descargar en PDF 

 

Aunque las pruebas PCR (reacción en cadena de la polimerasa) automatizadas siguen  desempeñando un papel esencial en la respuesta a la COVID-19 de conformidad con las directrices de la OMS, el Fondo Mundial insta a los países a actuar con rapidez y  prepararse para desplegar también las pruebas Ag-RDT.

 

 

 

Las pruebas Ag-RDT, tienen un precio aproximado de unos 4-5 euros. Permitiendo obtener resultados en  10-30 minutos, para las cuales no es necesario disponer de equipos de laboratorio, suponen un gran avance para reforzar la eficacia de las estrategias de respuesta a la COVID-19.

 

Las pruebas de diagnóstico de detección de antígenos están diseñadas para detectar directamente las proteínas del SARS-CoV-2 producidas por la replicación del virus en las secreciones respiratorias. Su uso se ha propuesto para el diagnóstico precoz del paciente con infección con limitaciones en cuanto a que su sensibilidad en comparación con la PCR  en muestras del tracto respiratorio superior (hisopos nasales o nasofaríngeos) parece ser muy variable, oscilando entre el 0% y el 94% lo que limita su uso como mecanismo de screening. En cambio se ha informado una especificidad muy alta.

 

Aunque se necesitan más pruebas, es probable que el rendimiento de las pruebas Ag-RDT sean útiles en los pacientes con elevadas cargas (valores de Ct ≤ 25 o> 10 6 copias de virus genómico / ml) que paradójicamente suelen aparecer en las fases presintomáticas (1-3 días antes del inicio de los síntomas) y sintomáticas tempranas de la enfermedad (dentro de los primeros 5-7 días de la enfermedad). Esto ofrece la oportunidad de un diagnóstico temprano y la interrupción de la transmisión a través del aislamiento dirigido. Por otro lado, aquellos pacientes con más  de 5-7 días después del inicio de los síntomas tienen más probabilidades de tener cargas virales más bajas, y la probabilidad de resultados falsos negativos con Ag-RDT es mayor.

 

A pesar de estas limitaciones en el rendimiento, si los resultados de los Ag-RDT s e interpretan correctamente, podrían desempeñar un papel importante en la orientación del tratamiento del paciente, la toma de decisiones de salud pública y en la vigilancia de COVID-19. Como mínimo, las Ag-RDT deberían identificar correctamente una cantidad significativamente mayor de casos de los que perderían (sensibilidad ≥80%) y tendrían una especificidad muy alta (≥97-100%).  Por ello, para optimizar el rendimiento,  las pruebas con Ag-RDT deben ser realizadas por operadores capacitados, atendiendo a las instrucciones del fabricante y dentro de los primeros 5-7 días posteriores al inicio de los síntomas, en los distintos escenarios que propone la guía (Descargar y leer).

 

Es importante reseñar, que NO se recomienda el uso de Ag-RDT en entornos o poblaciones con una baja prevalencia esperada de la enfermedad (por ejemplo, detección en los puntos de entrada, donación de sangre, cirugía electiva), especialmente donde las pruebas de confirmación de PCR no están fácilmente disponibles.


Luis A. Pallás. * Licenciado en Medicina y Cirugía en la Universidad de Valencia (España)  |  * Doctor en Medicina por la Universidad de Valencia (España).  | * Especialista en Medicina Intensiva y Cuidados Críticos (MIR). * Especialista en Medicina Interna (MIR).  | * Médico Adjunto en la Unidad de Cuidados Intensivos. Hospital Lluìs Alcanyís de Xàtiva (Valencia) – España.

 

*Doctor of Medicine and Surgery at the University of Valencia (Spain) phD, MD | * Specialist in Intensive Medicine and Critical Care (MIR) | * Specialist in Internal Medicine (MIR) | * Associate Physician in the Intensive Care Unit. Lluìs Alcanyís Hospital in Xàtiva (Valencia) – Spain.

 

 

Total Page Visits: 1079 - Today Page Visits: 2